sábado, 7 de noviembre de 2009

Vacuna frente a la gripe A pandémica: contra demagogia, precisión.

Creo que es importante que los profesionales sanitarios divulguemos la realidad científica y técnica, frente a teorías conspiratorias como la de un vídeo de Teresa Forcades que circula en internet. Esta mujer -médico internista sin ejercicio-, mezcla verdades con falsedades, y así está mermando la confianza del público en las vacunas. Eso es muy grave, porque todo el edificio de las vacunaciones se cimenta en la confianza de los ciudadanos y los profesionales de a pie en las autoridades sanitarias.

Contra la demagogia, varios hechos ciertos:

1. Es imposible que las vacunas de gripe A pandémica PROVOQUEN ninguna pandemia, ni de gripe A ni de gripe aviar, como sugiere el vídeo. La vacuna no es de virus vivos, como se asume en el vídeo, sino de virus muertos, fraccionados, o de subunidades (según la marca). Este fallo denota la desinformación de la autora en materia de vacunas. Además, todo lote que sale al mercado cumple controles de calidad sobre el contenido de la vacuna, según farmacopea -como todo medicamento-. Una muestra queda en depósito para que el Centro Nacional de Farmacobiología lleve a cabo las inspecciones y análisis que crea oportunos. La hipótesis de Forcades de que los laboratorios estén usando la vacuna para provocar una pandemia de gripe aviar o de cualquier otra enfermedad es algo realmente inaudito, y de una irresponsabilidad preocupante en una persona a la que se supone cierta formación.

2. Los coadyuvantes que llevan dos de las vacunas (Pandemrix y Focetria) cumplen las directrices de seguridad de la EMEA, y ya se han usado en vacunas de gripe estacional. El MF59.1, que contiene 9,75 mg de escualeno, se ha usado en la vacuna de la marca Chiromas(R) el año 2008/2009.

3. La de Baxter es precisamente la única vacuna que no contiene coadyuvante, gracias a que contiene una cantidad mayor de antígeno, -una dosis en hemaglutinina igual que la de la vacuna de la gripe estacional-. Por tanto, sería precisamente la vacuna más segura, y debería ser la utilizada para grupos más delicados como las embarazadas -si es que la demagogia no acaba amedrentando a las posibles receptoras de esta vacuna, y obligando a los responsables de política sanitaria a evitarla para despejar la polémica, con flaco servicio a la salud pública-.

4. Es falso que a los laboratorios que las comercializan se les haya eximido legalmente de responsabilidad ante los posibles efectos adversos de la vacuna. Todos los laboratorios son formalmente responsables ante posibles efectos indeseados de los medicamentos, CUANDO SE USAN SEGÚN LAS INDICACIONES DE LA FICHA TÉCNICA. El RD 1015/2009, que regula lo que antes se conocía como "uso compasivo" de medicamentos, efectivamente exime a todos los laboratorios de responsabilidad ante el uso de cualquier medicamento FUERA DE LAS CONDICIONES RECOGIDAS EN FICHA TÉCNICA. Esto no es nada nuevo, sino una regulación específica de lo que antes se conocía como "uso compasivo", y no tiene NADA que ver con la vacunación frente a la gripe A pandémica.

Por tanto, el balance beneficio/riesgo de ponerse la vacuna cabe esperar que sea POSITIVO para los grupos de riesgo establecidos por el Ministerio de Sanidad. Las personas que pertenezcan a uno de estos grupos pueden vacunarse tranquilamente con la vacuna establecida para ello.