lunes, 6 de febrero de 2012

AEBI se equivoca: el deber -también civil- es desobedecer la ley cuando es injusta

  La Asociación Española de Bioética ha escrito un comunicado relacionado con la objeción de conciencia y el Código de Ética y Deontología Médica. Si lo he entendido bien, aunque señala algunas de sus "ambigüedades", justifica el Código diciendo que la deontología está relacionada con la ley, y que lo que está mal es la ley, que es injusta.

   Pero la deontología no es otra cosa que el tratado de los deberes (definición RAE). El texto de AEBI sobre el Código de Ética y Deontología Médica me parece que trasluce el mismo error que ha inspirado el Código: separar de forma extrema el deber civil del deber ético, como si fueran independientes. Son distintos, pero el deber civil debe ser ético, o no existe.  Dice AEBI en su comunicado: "los Códigos deontológicos son sensibles a las normas sociales y deben ser acordes con la legislación vigente". Pero esto no es cierto, porque el deber -incluso civil- del médico es desobedecer una norma injusta, que va contra el "ethos" de la profesión.

  Parece incluso que pueda defenderse este error desde el punto de vista cristiano, entendiendo (mal) la enseñanza de Jesús: "dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios". Y usar esto para diferenciar entre deber civil y deber ético. Así, se entendería que lo que ocurre es un conflicto de deberes: el deber ético -que se debería a Dios- de no cooperar con el aborto y el deber civil -que se debería al César, según esta visión equivocada- de cooperar con el aborto. Eso nos lleva igualmente a desobedecer la ley, pero la base es errónea y lleva a engendros indefendibles como el Código de marras. Y es una equivocación, porque cuando el "César" ejerce injustamente su poder, y pretende usar su autoridad para obligar a otros a actuar injustamente, su autoridad en esa materia desaparece, y el deber -incluso civil- es desobedecerle. La razón es que toda autoridad viene de Dios, y el César no tiene autoridad por sí mismo, ni por sufragio universal. Por eso, creo que es costumbre -y buena costumbre- que la deontología sea inseparable de la Ética.
---

AÑADIDO POSTERIOR: En realidad ni siquiera sé por qué discutimos de todo esto, porque cuando el Código establece, al referirse al aborto, que informar a la embarazada de los derechos que la ley le otorga en esta materia es algo que no puede omitirse, NI SIQUIERA POR OBJECIÓN DE CONCIENCIA, está claramente diciendo que se trata de una obligación ÉTICA, no meramente deontológica. Es tan espantoso que no hay por donde cogerlo, pero muchos -como ahora AEBI- insisten en intentarlo. Lo curioso es que ya no me sorprende...

No hay comentarios: