miércoles, 16 de noviembre de 2011

"El dique ético está cediendo" (María Martínez en "Alfa y Omega")

Según el nuevo Código, lo ético es esto:
"Señora, su hijo puede tener síndrome de Down.
Tiene usted derecho a abortarlo".

Aquí se puede acceder a un artículo breve y muy clarificador sobre el nuevo Código de Etica Médica, publicado en el semanario católico Alfa y Omega.

Creo que esto es muy acertado: el dique ético está cediendo, efectivamente.
Se ha empezado a plasmar, en este Código, el paso que viene proponiendo la agenda abortista de la OMS y Planned Parenthood. La mostró abiertamente la OMS en su boletín nº78, ya en el 2000: el siguiente paso tras la liberalización del aborto es eliminar los obstáculos que, según la propia OMS, suponen un obstáculo al aborto rápido y seguro: las autorizaciones de otros que no sean la propia mujer y la objeción de conciencia de los médicos (pág 283: "who decides and when"): http://www.who.int/bulletin/archives/78%285%29580.pdf
También se habla, en estos medios, de penalizar la "imposición de la propia ideología o creencias" (así se llama a la educación sexual y sanitaria) por parte del médico al hablar de aborto, anticonceptivos, esterilización o relaciones sexuales, y así se ha transcrito en el Código, usando la misma terminología. Especialmente, las actividades en este sentido y alegaciones del Colegio de Médicos de Madrid, que aún quería ir más allá en esta agenda, muestran que está actuando como promotor de las políticas de Planned Parenthood y la OMS. La actual Ministra de Sanidad, Leire Pajín, fue precisamente la introductora principal de la agenda abortista designada hace años por Planned Parenthood en España, como lo son Mónica Roa y otras en Hispanoamérica.
Si no fuera por este Código, la objeción incluso a entregar el sobre de información para abortar ya estaba empezando a ser ganada por los médicos en los tribunales (el TS de Castilla-La Mancha suspendió cautelarmente la aplicación de la norma que obligaba a la entrega del sobre en esta comunidad, y este ha sido el motivo pricipal de que el Colegio de Toledo recurriera el artículo 55, pues perdió en la OMC lo que iban ganando en los tribunales). De hecho, ya tenemos noticia de coacciones efectivas a la objeción de conciencia a entregar el sobre o cuestiones similares, citando el nuevo Código. Y sobre todo, se está extendiendo la idea de que la objeción a practicar directamente el aborto es lícita, pero que cualquier otra objeción a participar indirectamente en un aborto no tiene sentido, ni siquiera ético.
Sin embargo, un bloque importante de médicos y farmacéuticos provida, con indudable buena intención, han defendido este Código, con argumentos a mi juicio endebles y alejados de la práctica real, mientras el resto de profesionales sanitarios que trabajamos desde hace años en este campo comentamos perplejos lo que está pasando. Me temo que alguien ha tomado una decisión equivocada e inoportuna, y su liderazgo ha condicionado a muchos, provocando una fractura en la causa provida a nivel profesional. Afortunadamente, ya son bastantes los que se van dando cuenta de este error.

2 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Un día platicando con un médico ginecobstetra, que esta a favor de que los niños con mal formaciones sean abortados, me daba sus "fabulos argumentos", el decía - Es preferibel evitar el sufrimiento del bebe y de la madre al tener un hijo con tantos defectos, a fin de que pronto van a morir, en ese tiempo me asombro este pensamiento, y ahora me asombra más, ya pertenezco a una asociación que recoge niños con parásilis cerebral, aunque no trabajo directamente con ellos, pero los que he visto hasta ahora, con pronosticos de vida muy reservado a la hora de nacer, algunos rebasan los 15 años, hay otros incluso que tienen 30 años, y supuestamente iban a morir con pocos años.
No sé, hay tantas cosas que no entiendo de nosotros los humanos.
Saludos en Jesús y María.

Longinos dijo...

Ayer estuve en un foro sobre el principio de la vida con un sacerdote. Él está en silla de ruedas desde que nació; es un caso grave de espina bífida. A estos los abortan. Supuestamente, su vida no vale nada.

Había allí otra señora con un hijo con síndrome de Down. Estos tampoco tienen derecho a vivir según nuestras leyes: su vida no merece la pena, por lo visto, no son "guays", como decimos por aquí. Pero, como suele pasar, este chico es la alegría de su casa, da muchísimo cariño a todos. Dicen que son deficientes en inteligencia, pero superdotados en amor. Quizá hay muchos superdotados en inteligencia pero minusválidos en el amor que son los que niegan a los demás el derecho a vivir, cuando precisamente la vida de una persona con síndrome de Down de una familia cualquiera, merece mucho más la pena que la suya.