martes, 19 de abril de 2011

Algunos tocólogos inducen cruelmente a abortar

Escribo esto porque es un caso que ya estoy harto de ver (uno tras otro). 
La semana pasada me consultaron un caso de varicela en una embarazada. El tocólogo le había dicho que se pensara abortar, que él tenía obligación de decírselo y que él en su lugar lo tendría en cuenta. Ella no paraba de llorar, el disgusto fue de campeonato. Le dije cuánto era el riesgo de malformaciones (1,6%; él no le había dicho nada; ella se figuraba que era casi seguro que tendría un monstruo) y le expliqué que, aun de ese riesgo, parte eran afecciones leves y otras más graves. De todas formas, ella no pensaba abortar, pero el disgusto y la confusión fueron tremendos. Afortunadamente, fue a ver a otro médico y le dijo exactamente lo mismo que yo, números incluidos, y ya se tranquilizó.
Estas cosas son espantosas, pero están a la orden del día; ¡son muy frecuentes, tanto con estas patologías infecciosas como con la toma de medicamentos! Ya he conocido varios casos de mujeres que no paraban de llorar y que acabaron abortando porque se sentían "obligadas" por su médico, con riesgos de este tipo o incluso mucho menores. Una de ellas llevaba muchos años esperando un hijo, fue un caso trágico que conocí cuando ya no tenía arreglo; el riesgo era menor del 1%. 

Otro tanto ocurre con los riesgos de malformaciones; se recomienda abortar cuando ni siquiera se ha demostrado una afección irreversible. Se está induciendo activamente a las mujeres a abortar. Es increíble, pero cierto. A muchas se les aconseja abortar contra su voluntad, por riesgos bajísimos. Los médicos implicados dicen siempre que es su obligación proponer el aborto; no acabo de entender si es hipocresía y crueldad o si puede haber tantas personas tan tontas y manipulables como para creer que esa es su obligación. 
La bibliografía internacional sobre medicamentos en embarazo está ya plagada de casos en que la mujer abortó con un riesgo bajísimo de malformaciones y la autopsia mostró que el niño estaba sano.

Sería necesario denunciar esto y publicar algo de asesoramiento jurídico para los médicos, porque estoy seguro de que ellos en ningún caso tienen obligación legal de proponer el aborto. La comisión deontológica del Colegio o las asociaciones profesionales deberían tomar cartas en este asunto; esto es un genocidio terrible y un daño espantoso para muchas mujeres.

No hay comentarios: